Comida y vida

Artículos y recetas

Barbacoa de verano

Una fiesta en verano o un fin de semana es el día perfecto para invitar a tus amigos y familiares a una barbacoa en el jardín.
No se qué tiene la barbacoa, que aunque sólo es un trozo de metal, congrega a una multitud de personas a su alrededor para disfrutar de un buen momento.

Un amigo del trabajo y yo nos compramos unas barbacoas Weber, y los dos estamos de acuerdo en que desde entonces aprovechamos más los días de verano y buen tiempo para disfrutar de una jornada alrededor de la barbacoa.

Barbacoa de verano

Si tu vas a ser el anfitrión deberás de tener en cuenta unas premisas antes de disponerte a empezar a cocinar. Estas 3 palabras son las principales para que todo salga bien: que sea sencillo.

No te compliques con una cantidad de detalles que no vas a poder controlar, ten pensados los platos que vas a servir y hazlo de una manera sencilla.

Planifica tu barbacoa estilo buffet alrededor de un gran trozo de proteínas:

Es más fácil de ahumar, cocinar o asar lentamente una pieza muy grande de carne que filetes individuales, chuletas, hamburguesas, pechugas de pollo, etc.

Las costilla de cerdo, por ejemplo, tienen la ventaja añadida de ser económicas e indulgentes con los tiempos de cocción. Cocina de antemano la carne a fuego lento durante 6 horas.

Tritura, pica o corta los trozos y sírvelos con salsa chimichurri o salsa de mostaza. Sólo recuerda comprar la suficiente cantidad de carne para todos los invitados que van a venir. Se suele calcular medio kilo de carne por cada persona, contando con que van a comer mucho.

Otras piezas de carne que puedes servir enteras y luego cortar son un pavo, jamón de cerdo, costillas, lomo de cerdo entero... Como espectáculo final, ahuma un lomo entero de ternera y sírvelo con pan crujiente y rábano picante.

Sirve aperitivos que se pueden preparar en la parrilla de antemano:

Los tomates están en su época espléndida, ¿por qué no hacer gazpacho un día antes y dejar que repose toda la noche? Después puedes servirlo en vasos.

Una salsa de vegetales a la parrilla con chips o nachos es otra opción oportuna.

Otra gran idea es un cóctel de langostinos ahumados para acompañar a la barbacoa. Enfría los langostinos y sírvelos en palillos o pinchos de bambú anudados.

Sirve vegetales asados a la parrilla como entrante:

Los pimientos verdes están en su mejor momento en el mercado en esta época del año; también lo están los tomates, las cebollas y el maíz. Asa todos estos vegetales directamente sobre las brasas.

Desecha cualquier piel negra y deja que enfríen. Raspa cualquier parte quemada, cáscara, semillas y colócalos en un plato. Sazónalos con sal marina, pimienta negra y aceite de oliva virgen extra, esto es todo el saborizante que necesitan.

¿Lo mejor de este plato? Además de sus colores vivos, puedes asarlo antes y servirlos a temperatura ambiente, sin importar que se enfríen. Y lo pueden comer todos, hasta los vegetarianos.

Menos es más:

Para terminar la fiesta, un postre que se come en las barbacoas de mi familia por generaciones, malvaviscos asados a la barbacoa, con palo y todo.

Y como consejo final, estar dispuestos a aceptar las ofertas de ayuda, por ejemplo, cuando los invitados pregunten ¿Qué puedo traer?, no seas tan cortés y digas "nada".

Oriéntalos para que traigan lo que hace falta o no has podido comprar, como un cóctel fresco, un postre adicional, un plato de acompañamiento (tal vez una opción vegetariana), o más bebidas. La gente disfruta más cuando pueden contribuir con algo.