Comida y vida

Artículos y recetas

De tapas por Sitges

Sitges es un pequeño pueblo de la costa mediterránea en los que destacan los bares, restaurantes y tabernas cargados con deliciosas especialidades catalanas, un festival internacional de cine y una floreciente escena gay. Con todos estos enclaves, Sitges puede competir con su vecino más grande y más conocido, Barcelona.

¿Por qué ir? Barceloneses acomodados, artistas bohemios y una gran tradición de tapas, han hecho de Sitges lo que es hoy en día, una cosmopolita y elegante ciudad, repleta de elegantes boutiques, tiendas de antigüedades, galerías de arte y restaurantes de primera clase junto a más de 3 kilómetros de playa de arena suave y un paseo inmaculadamente cuidado.

De tapas por Sitges

La cocina predominante catalana son los pescados y mariscos frescos, cogidos directamente del cercano puerto de Villanueva. Los platos de paella y arroz son particularmente buenos, de la tradicional paella en cualquiera de sus variantes (marinera, de pollo, mixta, etc), negra, parrellada, etc.; aunque también se pueden encontrar platos más ligeros, como una ensalada cesar.

La fideua es un plato muy típico catalán, al igual que el xato, una especialidad local (una ensalada con escarola, bacalao, anchoas y salsa romesco) cuya receta auténtica se disputa por los chefs.

Como en otras partes de Cataluña, las carnes a la parrilla, el jamón y los embutidos están disponibles en todas partes, junto con el pa amb tomaquet (rebanadas de pan tostado frotadas con ajo y tomates maduros y rociados con aceite de oliva).

Los vinos del Penedés son omnipresentes en cualquier bar y restaurante, al igual que la sangría y la cerveza, siempre acompañados de alguna tapa como las mencionadas anteriormente.

¿Te apetecen unas tapas? Aunque estrictamente hablando, las tapas no son parte de la cultura catalana, dos bares propiedad de vascos han llenado el vacío proporcionando una gran variedad de pinchos y montaditos de originales combinaciones de pescado, carne, tortilla o salchicha.

Izarra es uno de ellos y se encuentra en la calle Mayor y Eguzki en el Carrer Sant Pau.

El Cable. Un estupendo bar de tapas que lleva en pie desde 1940, en las que disfrutar de unas de las mejores tapas de Sitges. Patatas bravas, calamares fritos, risotto al estilo Thai, o croquetas de jamón son algunas de sus especialidades.

Cañateca. Pinchos, tapas y cazuelas, esto es lo que nos ofrece esta tapería con un buen entorno en pleno centro de Sitges. Entre las tapas que podemos encontrar está el jamón serrano, las croquetas variadas, pinchos morunos, chorizo al brandy, etc.

Revés es conocido por sus tapas a un buen precio y sus postres caseros. Su decoración familiar y su buena ubicación lo hacen un candidato perfecto para hacer una parada obligatoria y tomarse unas cervecitas en Sitges.

La Kassoleta. Indispensable pasarse por este bar de tapas. Las tapas son sencillas pero con una vuelta de tuerca, como el tataki de atún con berenjena ahumada, cazuelitas de pollo al curri, seitan o minihamburguesas.